El agua, como la vida, no es una mercancía