“Fomentando la Gobernabilidad Democrática por la Defensa del Derecho Humano a la Agua” – PRO3
“Mecanismos de participación de la sociedad civil para la aplicación del Derecho Humano al agua desde la Gestión Pública y Comunitaria” – PRO4

Presentación del proyecto

En una primera fase, lo proyecto PRO3, busca mejorar la participación e incidencia de la sociedad civil para la construcción de políticas públicas a la gestión integral y sostenible del recurso hídrico a través del fortalecimiento organizativo del Foro Nacional del Agua. Además, se busca contribuir a la gobernabilidad a través de la construcción de propuestas normativas, la incidencia para el adelanto de la Reforma Hídrica y el monitoreo de la implementación de leyes y políticas públicas sobre la gestión de los recursos hídricos.

En una segunda fase, paralelamente al anterior, lo proyecto PRO4, pretende garantizar la aplicación del Derecho Humano al agua desde la Gestión Pública y Comunitaria a través de la creación de mecanismos de participación de la sociedad civil. Estos mecanismos serán creados a nivel local, nacional e internacional. A nivel nacional, se desarrollan actividades con los actores de las tomas de decisión. A nivel internacional se presentan estudios alternativos a la ONU, CIDH y otras instituciones; y se llevan a cabo demandas de casos emblemáticos a instancias internacionales.

Contexto y antecedentes

ESF trabaja en El Salvador desde 1998 con la estrategia principal de agua y gobernabilidad, centrando su trabajo desde 2002 en la planificación y gestión del recurso hídrico a través de herramientas como planes directores de abasto, creación de agendas hídricas municipales con el enfoque de derechos humanos, construcción de sistemas de abasto de agua y saneamiento y la defensa del derecho humano al agua a través de la gobernabilidad y participación de la población. Desde 2007, se han desarrollado proyectos siguiendo esta línea, en las cuales, entre otros resultados, se ha incidido en la participación de la población local en el desarrollo de políticas hídricas y de gestión del territorio, y sobre la gestión sostenible del agua en El Salvador.

Solidaridad Internacional Andalucía actúa en El Salvador desde 1996, ejecutando proyectos en varios componentes (salud, educación, producción agropecuaria, infraestructura u organización comunitaria). Desde 2009 enfoca su trabajo en agua y saneamiento y la promoción de la equidad de género, desde un enfoque de derechos.

Las relaciones de trabajo bilateral entre ESF y ACUA y entre SIA y PROVIDA en El Salvador son de larga duración. A través de estas, se apoya al Foro del Agua, ya sea con intervenciones directamente enfocadas a esta red, o bien, a través de intervenciones territoriales con componentes de incidencia que se han coordinado con acciones nacionales del Foro del Agua. ACUA y PROVIDA pertenecen al Foro del Agua y participan activamente de las acciones de incidencia para la gestión responsable, eficiente, equitativa y participativa de los recursos hídricos en El Salvador.

Por otra parte, tanto ESF, como SIA, pertenecen a AEOPAS, asociación que tiene como objetivo la defensa del modelo público de gestión y apoya los procesos orientados a la consecución del acceso universal al abasto de agua y del saneamiento mediante la cooperación internacional y el apoyo de acciones de colaboración con operadores públicos y organizaciones gestoras sin ánimo de lucro de los países en desarrollo.

En este marco, teniendo en cuenta la plena vigencia de la temática de la gestión pública y comunitaria del agua en el contexto nacional y la coincidencia de planteamientos de las organizaciones implicadas, surge la posibilidad de construir una propuesta de trabajo conjunta, que establezca relación entre las dos redes (Foro del Agua y AEOPAS), enfocada al fortalecimiento de la gestión pública y comunitaria del agua, de cara a conseguir el cumplimiento del Derecho Humano al agua.

Ubicación geográfica

El conjunto de los proyectos tienen incidencias en siete zonas territoriales definidas: la Cordillera del Bálsamo, río Jiboa, río Paz, acuífero de Nejapa, Oriente (Morazán y Usulután), Chalatenango y al Municipio de Suchitoto, que corresponden a diferentes departamentos del país (Ahuachapán, Sonsonate, La Libertad, Chalatenango, Cuscatlán, San Vicente, Paz, Morazán, Usulután y San Miguel), de las cuales la mayoría conforman Mesas Territoriales de participación de las organizaciones locales de cada uno de los territorios.

Análisis y justificación de la acción

Según datos del PNUD (2006), El Salvador posee una oferta hídrica que supera la media mundial pero su disponibilidad de agua por persona es la más baja de América Central y la tasa de cobertura de agua potable y saneamiento básica, una de las más bajas de América Latina. El acceso al agua es inequitativo entre la zona urbana y la rural: el 93,1% de los hogares del área urbana y sólo el 66,4% del área rural tiene acceso al agua por cañería (DYGESTIC 2011). Las leyes sobre el recurso hídrico están dispersas: Ley de creación de ANDA (Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados), Ley de riego y desaigua, Código de Salud, etc. sin una Ley General de Aguas de Busot que regule el conjunto del sector. Al 2010 se inicia el proceso de Reforma Hídrica con prioridad en la Ley General de Aguas de Busot, y la Armonización de Estrategias (RH y Saneamiento), Política Nacional de Recursos Hídricos y Elaboración del Plan Nacional de Gestión Integrada de Recursos Hídricos, Formulación de Política y Legislación del Subsector Agua y Saneamiento y Estrategia e instrumentos de apoyo a los Sistemas Rurales.

Según la Secretaría Técnica de la Presidencia (2013), los principales problemas de los Recursos Hídricos al país son:

  • Altos niveles de contaminación y deterioro ambiental del recurso afectando todos sus usos.
  • Ausència de enfoque de ordenamiento territorial que garantice protección y conservación del agua.
  • Niveles limitados de inversión pública.
  • Falta de coordinación de los planes e inversiones entre instituciones públicas.
  • Bajo acceso de la población rural al servicio de agua potable.
  • Baja cobertura nacional al saneamiento básico.
  • Insuficiencia o ausencia de políticas públicas reguladoras.
  • Deficiencias y fragmentación del marco legal e institucional vigente.
  • Limitada educación y conciència ciudadana para un uso racional del agua y de su valor económico.

El Plano Quinquenal de Desarrollo (2015-2019) plantea como desafíos asociados a la inadecuada gestión del recurso hídrico: carencia de disponibilidad de agua, calidad deficiente de esta, así como una cobertura insuficiente y grietas de equidad en el acceso y distribución de los guardes de agua potable y saneamiento. La contaminación de las fuentes hídricas es otra problemática que agrava, por el manejo irresponsable de los mismos tóxicos, el rechazo doméstico e industrial que son abocados a los cuerpos de agua sin ningún tratamiento previo y el abuso de agroquímicos en la agricultura. Según el Foro del agua, las principales causas de la vulneración de derechos son: carencia de normativa de protección ambiental y de conservación de los recursos hídricos, la falta de reglamentación del agua como bien público, la construcción de proyectos de viviendas residencial de lujo y la sobreexplotación del recurso agua para uso industrial. En este contexto, el Anteproyecto de la Ley General de Aguas de Busot, consensuado entre instituciones de gobierno y sociedad civil, así como la ratificación de la reforma constitucional que establece el Derecho en la Alimentación Adecuada y al agua, siguen estancados a la Asamblea Legislativa. Así pues, el Foro del agua considera necesario complementar los esfuerzos desarrollados por la vía legislativa, con otras acciones que contribuyan al cumplimiento del Derecho Humano al agua como son el logro de mejor capacidad de gestión y articulación entre operadores públicos y comunitarios, y el establecimiento de espacios para la defensa del Derecho Humano al agua, a nivel internacional.

Durante el proceso de formulación se ha podido constatar:

  • La existencia de operadores comunitarios con amplia experiencia, dispuestos a compartir aprendizajes con otros operadores menos experimentados.
  • Operadores públicos que están llevando a cabo acciones encaminadas al cumplimiento del derecho humano al agua, facilitando procesos para la gestión pública y comunitaria del agua, dispuestas a coordinar y facilitar procesos que ayuden a la gestión comunitaria del agua, ANDA y FISDL.
  • Instituciones Estatales que cuentan con la participación de la sociedad civil organizada para el desarrollo de políticas públicas (MARN).
  • Interés de la Procuraduría Adjunta para la Defensa del Medioambiente para hacer posible el cumplimiento del Derecho Humano al agua.
  • La investigación de diálogo por parte de la sociedad civil del Foro del Agua del Salvador y las instituciones del Estado.

Todos los espacios anteriormente citados, consideran que este proyecto es necesario y ayudará a conseguir adelantos en el cumplimiento del Derecho Humano al agua desde una perspectiva de Gestión Pública y Comunitaria.

Con todo esto, de la ejecución del proyecto, se esperan dos resultados:

  1. Que los operadores públicos y comunitarios de agua adquieran capacidad de gestión y articulación con los principios del Derecho Humano al agua de calidad, cantidad y asequibilidad entre otras.
  2. Que el Foro del Agua establezca espacios para la Defensa del Derecho Humano al agua, a nivel internacional, a partir de la generación de capacidades sobre mecanismos de protección de derechos humanos a nivel nacional e internacional.

Estrategia y metodología de intervención

El objetivo del proyecto es mejorar la participación y la incidencia de la sociedad civil para la construcción de políticas públicas en la gestión integral y sostenible del recurso hídrico a través del fortalecimiento organizativo del Foro Nacional del agua, para contribuir en el cumplimiento del Derecho Humano al agua en El Salvador. Se busca contribuir en la gobernabilidad a través de la construcción de propuestas normativas, la incidencia para el avance en la Reforma Hídrica y la monitorización de la implementación de leyes y políticas públicas alrededor de la gestión de los recursos hídricos.

El fomento de la gobernabilidad se establece desde el fortalecimiento de la sociedad civil a nivel local (Mesas Territoriales en cinco territorios) y a nivel nacional con el fortalecimiento del Foro del Agua y las organizaciones que lo conforman, trabajando así los niveles personales y organizativos que traigan a resultados institucionales. A partir de la creación de los 5 espacios territoriales de participación de organizaciones de base se realizarán estudios de la problemática territorial y la incidencia de este en las mujeres para la conformación de Planes de Incidencia.

Se plantea mejorar el trabajo de incidencia, comunicación y organización, incorporar el enfoque de género en el día a día y generar espacios de participación a nivel nacional de los diferentes espacios. La participación de las mujeres, para ser un tema que los afecta de forma especial, es imprescindible en el proceso, por lo cual se realizan acciones específicas para su participación a nivel local y la preparación de condiciones a nivel nacional con la inclusión del enfoque de género en el Foro del Agua.

El enfoque de género se establece desde dos perspectivas: la participación de las mujeres en todas las acciones del proyecto y la incorporación de estudios específicos: sistematización de experiencias y estudios sobre cumplimiento del derecho humano al agua.

Beneficiarios/aries e impactos esperados

El colectivo titular de derechos y responsabilidades se representa a nivel nacional en el Foro del Agua, formado por 48 organizaciones. El Foro del Agua y las organizaciones que lo integran tienen el apoyo técnico y financiero de 12 ONGs internacionales, hecho que ayuda a fortalecer la participación en el ejercicio de los derechos de la sociedad civil organizada. Otros colectivos directamente beneficiados a nivel departamental o municipal son las 3 redes de operadores comunitarios de agua (Red de Agua de Chalatenango, ASAPS y Mesa de Agua de Suchitoto) identificados como modelos de organización de referencia para la sistematización de experiencias y su posible aplicación a otras redes territoriales. Del mismo modo, a nivel local se acompañará a 100 operadores comunitarios y 10 operadores públicos (sistemas municipales). A través del Foro del Agua se coordinará con los titulares de obligaciones siguientes: Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA), Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Procuraduría Adjunta para la Defensa del Medioambiente de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL). Se considera que es beneficiaria directa la población del Salvador que según datos estimados para el 2016 (DIGESTYC, 2014) es de 6.520.675 personas (3.450.610 mujeres y 3.070.065 hombres).

Durante la ejecución se garantitzarà que el enfoque de género sea incluido, con la participación activa de las mujeres, de manera participativa e incluyente, además de fomentarse los espacios de discusión y generación de propuestas entre los titulares de derechos y los titulares de obligaciones y de responsabilidades. Las evaluaciones del proyecto serán realizadas con la participación activa de los colectivos objetivo y de las organizaciones con las que se coordinan las actividades.

Vuelve al ideario del grupo El Salvador