Proyectos de cooperación que desarrollamos en Ecuador

FORTALECIMIENTO DE LAS JUNTAS DE AGUA PARA UNA GESTIÓN INTEGRAL Y INCLUSIVA DEL CICLO DEL AGUA EN LA PROVINCIA DE ORELLANA Y SUCUMBIOS (ECUADOR)

 

Presentación del proyecto:

El proyecto nace del trabajo continuado de ISF en Ecuador y se marca como objetivo trabajar para conseguir que se ejerza el pleno Derecho Humano al agua a través de una gestión integral e inclusiva.

Para conseguir este objetivo se plantea que los beneficiarios y beneficiarias de las Juntas de Agua, acompañados por las propias Juntas de Agua y las Asociaciones que las representan (link), coordinen acciones y alianzas con las instituciones públicas para optimizar y fortalecer el modelo de gestión del agua, con un enfoque integral e inclusivo en un contexto de Cambio Climático.

Por ello se plantean acciones concretas como: el diagnóstico de los sistemas, Juntas de Agua y del rol de las mujeres en estas organizaciones; el levantamiento de información hídrica y de los efectos del Cambio Climático; la recuperación de la identidad territorial; la implementación de planes de conservación y monitoreo; el fortalecimiento de las organizaciones; o el apoderamiento por parte de las Juntas de Agua de los espacios de participación.

Contexto y antecedentes:

A pesar de la presencia abundante de agua y naturaleza en la Amazonia, el ejercicio del Derecho Humano al agua y los Derechos Ambientales (o de la Naturaleza) siempre ha sido un aspecto crítico en la Región.

Es el año 2005 se inician las primeras incursiones en la Región ejecutando proyectos puntuales de generación eléctrica mediante energía renovables en zonas remotas. Hacia el 2009 la presencia en terreno de ISF convirtió continuada y se incluyó la línea de defensa de Derechos Humanos y de la Naturaleza en nuestras acciones en el país, haciendo acompañamiento de las organizaciones sociales e instituciones locales en este sector.

Es a partir de 2014 cuando las acciones de ISF se centran en el Derecho Humano al agua desde una perspectiva integral e inclusiva, es decir, incluyendo una visión integral del ciclo del agua y trabajando el fortalecimiento de los diferentes colectivos y el empoderamiento de estos, poco a poco, los espacios de participación y diseño de políticas públicas.

Ubicación Geográfica:

En Ecuador nuestras acciones siempre se han centrado en la Región Amazónica y actualmente a dos de sus provincias, Orellana y Sucumbíos.

Estas dos provincias, situadas en la parte Norte – Este del país y que limitan con Colombia (Norte) y Perú (Este). Su ubicación sobre la línea ecuatorial y la proximidad a la Región Andina, con picos de más de 5.000 metros, provocan unas condiciones climáticas tropicales y orográficas que convierten este territorio en uno de los más bioidiversos a nivel mundial.

Se trata pues de un territorio megadiverso con 12 horas de radiación solar, temperaturas diurnas que superan los 30ºC y noches que no suelen bajar de los 20ºC. La gran cantidad de vegetación y la abundancia de lluvia, por encima de los 3.000 litros anuales, provocan una sensación térmica de bochorno.

Toda esta realidad climática y geográfica es lo que también ha provocado a lo largo de la historia la aparición de bolsas de petróleo en el subsuelo de ambas provincias, que acogen la mayor parte de extracción hidrocarburífera, y los impactos que se derivan , en el país. Otros sectores como la explotación forestal o los monocultivos también tienen fuerte presencia en este territorio.

La economía y demografía de ambas provincias se podría concluir que principalmente gira en torno al petróleo, con sectores rurales con baja densidad de población y pirámides poblacionales muy jóvenes.

Análisis y Justificación de la acción

Aunque la cantidad de agua aparentemente no es un problema en la Región, si lo ha convertido desde hace años la calidad y la gestión de la misma, al tiempo que lo empieza a ser también su estacionalidad derivada de los efectos del Cambio Climático .

Aspectos como las actividades hidrocarburíferas, la falta de tratamiento de las aguas residuales, la deforestación, las actividades agropecuarias intensivas o la erosión de los suelos, son ejemplos de acciones que han provocado la contaminación de las aguas en varios sectores de las provincias de Orellana y Sucumbios. Efectos que se ven agravados

Actividades, en general, que han provocado impactos negativos sobre la población y el territorio, pero que no han revertido sobre los titulares de derechos que aún, hoy en día, ver cómo el ejercicio del Derecho Humano al agua y otros Derechos fundamentales se ve vulnerado.

A través del proyecto se acompaña a las Juntas de Agua y las Asociaciones que las representan (link) en el establecimiento de alianzas con las instituciones públicas titulares de obligaciones, con el objetivo de fortalecer el modelo de gestión integral del ciclo del agua y transformarlo hacia una política de inclusión social.

Estrategia y metodología de intervención


La estrategia de intervención del proyecto se ha diseñado para poder conseguir los resultados y objetivos planteados, pero también teniendo en cuenta que llevamos más de 10 años trabajando en terreno y que hemos conseguido establecer vínculos muy importantes, tanto con sectores de la sociedad civil como con algunas instituciones locales.

Por ello planteamos dos tipos de acciones. Por un lado, acciones a corto plazo, enfocadas a dar respuesta en tiempo real a las situaciones de desequilibrios existentes y que generan mayor vulnerabilidad, como es el trabajo directo con las comunidades y Juntas de Agua en el diagnóstico del DH al agua , la recuperación de la identidad territorial, la implantación de planes de conservación o el establecimiento de redes de monitoreo de los impactos del CC. Por otra parte, se plantean acciones a medio plazo, las cuales se enfocan a garantizar la gestión integral e inclusiva del agua, como por ejemplo la creación de capacidades, el fortalecimiento de las organizaciones sociales, la participación ciudadana y la incidencia en políticas públicas.

Todas las acciones se basan en un enfoque basado en género y derechos humanos, donde las personas y colectivos titulares de derechos se encuentran en el centro. Por ello consideramos importante establecer relaciones de proximidad entre las propias titulares de derechos, a la vez que también generar espacios de diálogo y coordinación entre éstas y las titulares de obligaciones y responsabilidades.

Beneficiarios / as e impactos esperados:


El proyecto se dirige tanto a titulares de derechos como de obligaciones y responsabilidades. Entre los titulares de derechos destacan las familias y Juntas de Agua del sector rural de la provincia de Orellana, es decir, el conjunto de personas campesinas que participan en el proyecto. Podríamos disgregarse las entre aquellas que participan más activamente en talleres, jornadas, mesas, planes de conservación o planes de monitorización, que ciframos aproximadamente en 374 personas, de los cuales un mínimo de 177 se espera que sean mujeres. De manera pasiva espera que los beneficiarios acaben siendo todas las de la provincia, especialmente las campesinas residentes en el área rural.
Como titulares de obligaciones se han considerado los Gobiernos Autónomos Descentralizados locales, competentes en materia de agua potable (GADMFO) y gestión ambiental (GADPO), al tiempo que la institución rectora en materia de agua (SENAGUA). Parte del equipo técnico de estas instituciones también será parte de la población beneficiaria directo, con quien trabajaremos la creación de capacidades para el mayor ejercicio de sus competencias.

Las Juntas de Agua, las Asociaciones de Juntas de agua y ESF, son las organizaciones titulares de responsabilidades y que vehiculan, conjuntamente con el GADPO, la coordinación de la intervención.


Alianzas:


La ejecución del proyecto involucra a organizaciones sociales e instituciones locales, al tiempo que también las familias con las que trabajamos y que son parte del tejido que conforma las organizaciones sociales.
Entre las organizaciones destacan las Juntas de Agua, organizaciones comunitarias a cargo del servicio y la gestión del agua en los sectores rurales, así como también las Asociaciones de segundo orden que las aglutinan y representan. Son organizaciones de base voluntaria conformadas por familias campesinas de diversos sectores rurales de la provincia de Orellana y Sucumbios.

Por otra parte, el proyecto también involucra a instituciones locales o del Estado, en tanto que son titulares de obligaciones entorno el derecho humano al agua, como son Municipios, Prefecturas o Secretarías, en materia de agua potable y gestión ambiental.

La ejecución y liderazgo del proyecto radica en los voluntarios y voluntarias de Ingeniería Sin Fronteras en el Norte, que a la vez emprenden una campaña de incidencia y sensibilización en torno a la situación de desigualdades y la vulneración del Derecho Humano al agua. Todo esto es posible también gracias a las convocatorias de cooperación internacional de ayuntamientos como el de Tarragona, Cambrils o Gavà.