Evolución oficial del Derecho Humano al agua y el Saneamiento

La observación general número 15 del artículo 1.1 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales realizada por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas (ECOSOC). Dice: “el agua es un recurso natural limitado y un bien público fundamental para la vida y la salud. El derecho humano al agua es indispensable para vivir dignamente y es condición previa para la realización otros derechos humanos” y “el derecho humano al agua es el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico. Un abastecimiento adecuado de agua salubre es necesario para evitar la muerte por deshidratación, para reducir el riesgo de las enfermedades relacionadas con el agua y para satisfacer las necesidades de consumo y cocina, y las necesidades de higiene personal y doméstica”.

La Observación número 15 identificaba tres componentes que siempre tendrían que estar garantizados:

  • La disponibilidad, implica la existencia de un aprovisionamiento permanente a partir del cual las personas pueden obtener una cantidad suficiente de agua para uso personal y doméstico. Los usos comprenden el consumo, la preparación de alimentos y la higiene personal y doméstica.
  • La accesibilidad engloba tanto la accesibilidad física, se habla de una distancia a la fuente no superior a los 250 metros, como económica, el acceso al agua no puede comportar la renuncia total o parcial a otros bienes y servicios de carácter básico, como pueden ser la alimentación o la vivienda.
  • La calidad del agua tiene que ser adecuada. Así el agua tiene que ser salubre y el olor, color y gusto tiene que ser aceptable. Para proteger la calidad del agua es muy importante la existencia de políticas de saneamiento adecuadas.

Del mismo modo se concretaban las responsabilidades del estado:

  • Respetar el derecho al agua, absteniéndose de interferir directamente o indirectamente en contra de la consecución del derecho. Así mismo los obliga a garantizar el derecho al agua durante conflictos armados, situaciones de emergencia y desastres naturales.
  • Proteger el derecho al agua, previniendo terceros grupos, individuos o corporaciones que interfieran de cualquier forma para conseguir el derecho al agua. Esta obligación incluye la adopción necesaria y efectiva de una legislación al respecto.
  • Implementar el derecho al agua, adoptando las medidas necesarias y una legislación al respeto.

Vuelve al ideario de la Campaña de Agua