El pueblo salvadoreño marcha contra la privatización del Agua

El pueblo salvadoreño marcha contra la privatización del Agua

Ariadna Donate – Voluntaria del grupo El Salvador

 

Des de hace más de 13 años es latente en El Salvador el debate sobre la gestión del recurso hídrico. A la desregulación y la desatención de la política pública se le ha sumado en los últimos 5 años la amenaza de poner en manos de empresas privadas el manejo del agua. En Diciembre la derecha salvadoreña presentó nuevamente a la Asamblea Legislativa una propuesta de reforma de Ley de Asocio Público-privado para legalizar los contratos entre el Estado y entidades privadas para el aprovisionamiento de bienes o servicios públicos, entre ellos educativos, de salud, de agua y centros penales. La modificación de este marco legal abre la puerta a la privatización del recurso hídrico.

La Ley de los APP se crea en 2013 como exigencia de la Corporación del Milenio y del gobierno de Estados Unidos para desembolsar los fondos del proyecto Fomilenio II, donación de la cooperación estadounidense para el desarrollo. Hoy, la reforma impulsada por la derecha pretende incluir los servicios de educación, sanidad y centros penales que quedaron entonces excluidos. Esta legislación permite que el Estado solicite préstamos para la construcción de infraestructura que posteriormente las empresas privadas podrán usar para ofrecer servicios a la población y con ello lucrarse. Así, los ciudadanos pagarán con sus impuestos el préstamo solicitado por el Estado y doblemente también la tasa impuesta por el servicio que la empresa privada brinde, como por ejemplo el agua, enriqueciendo al sector privado.

Con el objetivo de defender este derecho humano la Alianza Contra la Privatización del Agua impulsada por el Foro del Agua, que aglutina movimientos sociales en lucha por la defensa de ésta, convocó dos marchas los pasados 20 de diciembre y 5 de enero invitando a las organizaciones sociales a la movilización. En la primera manifestación la iniciativa impulsada por un estimado de 700 personas de todos los territorios del país, marchó hasta la casa presidencial en San Salvador para entregar una pieza de correspondencia al presidente, Salvador Sanchez Cerén del partido de izquierda FMLN, exigiendo el veto a las reformas. La UMO (Unidad de Mantenimiento del Orden, policía antidisturbios) cerró el paso a la protesta con barricadas, lanzó gas pimienta para disuadir a los manifestantes y cargó con fuerza contra ellos dejando algunos heridos. Previamente al inicio de la marcha, la Alianza emitió un comunicado expresando su rechazo a la reforma privatizadora y exigiendo la ratificación del Artículo 69 de la Constitución Salvadoreña que reconocería el derecho humano al agua y a la alimentación. Asimismo, los movimientos sociales salvadoreños siguen defendiendo después de una década de lucha su propuesta de Ley General de Agua que aseguraría el acceso a agua segura para todos los habitantes del país. Una vez más los ciudadanos siguen haciendo frente al intento de mercantilización de este bien básico que pone en peligro la accesibilidad de millones de salvadoreños que viven en condiciones de pobreza y reconoce el agua como un privilegio, no como un derecho fundamental.

Lee la carta entregada al Presidente Sanchez Ceren aqui.