Conociendo el Perú rural: construcción de un Secador Solar para café
  • Secador-solar-cafe-1
  • Secador-solar-cafe-2
  • Secador-solar-cafe-3
  • Secador-solar-cafe-4
  • Secador-solar-cafe-5
  • Secador-solar-cafe-6
  • Secador-solar-cafe-7
  • Secador-solar-cafe-8
  • Secador-solar-cafe-9
  • Secador-solar-cafe-10
  • Secador-solar-cafe-11
  • Secador-solar-cafe-12
  • Secador-solar-cafe-13
  • Secador-solar-cafe-14

Conociendo el Perú rural: construcción de un Secador Solar para café.

Júlia Nueno. Grupo Perú

El Viernes por la mañana, Laura me acompañó a la estación de Estrella de Norte para encontrar una camioneta que fuera hasta “3 de Mayo”, el pueblo situado en el distrito de La Coipa, donde Chris y Lucas, que colaboran con ISF Cataluña, llevaban unos días construyendo un secador solar de café. Ya en la estación, esperando que la camioneta se llenara de pasajeros, entablé conversación con un hombre que me armó de paciencia para las siguientes tres horas aguardando ahí sentada. Me comentaba que Perú es un suplicio para los impacientes, hay que aprender a esperar. Son justamente durante estas esperas en estaciones, parques o bares donde he conocido los personajes más curiosos.

Finalmente, la camioneta se llenó y tomamos el camino al ritmo de Cumbia de Grupo Cinco (para los que no conozcan y quieran ambientarse musicalmente en un viaje a través de la Sierra-Selva). La carretera se fue empinando y estrechando a través de bosques cafetaleros, íbamos cruzando caseríos y pequeñas agrupaciones de casas, hasta que llegué a “3 de Mayo”. Desde ahí subí andando un camino hasta llegar a lo alto de una colina donde se encuentra, rodeada por varias hectáreas de café, la agrupación de casas de la familia Enrique. El padre, los once hermanos y sus respectivas familias viven distribuidos en diferentes casas.

La familia Enrique pertenece a la cooperativa Jesús Solidario, junto a la cual, Ingeniería Sin Fronteras Cataluña, viene instalando diversos secadores solares los últimos dos años. Los secadores solares son una tecnología adaptada para el secado de café. Consisten en una estructura de madera con varias estanterías para la colocación del grano. Se recubre con carpa solar que permite el calentamiento del aire para la deshidratación del grano. Las ventajas que presenta frente el secado convencional son el aislamiento del grano de la lluvia, insectos y polvo, la disminución del tiempo de secado en un 40% y la reducción del trabajo físico requerido hasta un 50% (Manual Tecnologías apropiadas para la Caficultura: Secadores Solares) .

La instalación de secadores solares es uno de los requisitos para la obtencion de la certificación como productores orgánicos. La certificación, además de presentar una ventaja económica para los campesinos, también ayuda a la preservación del entorno natural y a la reproducción de modelos de agricultura y consumo más sostenibles.

Puesto que la familia Enrique tiene diez hectáreas de café con una producción elevada, el secador es de grandes dimensiones, 11.5m x 6m, con una capacidad de 40 quintales de café (un quintal = 46 kg = un saco grande). Dispone de tres pisos de estanterías en 3 columnas, con dos pasillos interiores, dos entradas y una altura de 2.20m.

La construcción se extendió a lo largo de toda la semana. Chris y Lucas iniciaron los trabajos el martes, con la ayuda cada día de diferentes miembros de la familia, desde los mayores hasta los más pequeños. En los días en que participé en la construcción, Jessica, una de las benjaminas de la familia, me pidió que le enseñara a usar el martillo y colaboró en la construcción de las estanterías.

La acogida por parte de los Enrique fue muy cariñosa. Compartimos comidas, saltando cada día de una cocina a otra, conociendo a toda la familia. Participamos en partidos de futbol durante las tardes y en el torneo que organizan los domingos en “3 de Mayo”. Hasta tuvimos la oportunidad de probar la bebida típica de La Coipa, el rompope, a base de claras de huevo, azúcar, especies y cañazo, que tomamos todos juntos en la noche de despedida. Marchamos el lunes por la madrugada, con el secador ya lleno de café y el recuerdo de la hospitalidad compartida por toda la comunidad.