Construïnt un futur per sobre de les barreres

Construïnt un futur per sobre de les barreres

Us presentem en Karim, hem tingut l’oportunitat de conèixer-ho i treballar amb ell gràcies a la subvenció de la línia ACOL per a l’any 2020 en relació amb les actuacions del programa Treball i Formació (SOC–TRFO ACOL) i al gran suport de Caritas Manresa. Avui en Karim ens explica una mica de la seva història:

Me llamo AbdelKarim Akidouch, tengo 21 años, nací en Melilla, pero siempre viví en Nador, Marruecos y vivo en Catalunya desde aproximadamente 4 años y medio.

Al llegar a Catalunya continué mis estudios e hice 4º de la eso aquí. Como inicialmente para mí no era fácil terminar el bachillerato por la barrera de idioma, decidí hacer un grado medio de Auxiliar de Enfermería y actualmente un grado superior de Educación Infantil. Considero que ambos grados son muy compatibles a futuro, ya que me gustaría ser enfermero y especializarme en pediatría. ¡Me gusta trabajar con niños!

Sin embargo, la mayor parte de mi proceso formativo ha sido sin tener mis papeles en regla y considero que esto me genera una barrera, ya que los necesitaba para poder continuar. Veía que tenía un camino cerrado, porque por mucho que estudiara no podría llegar a donde quería si no regularizaba mi situación y los requisitos para conseguirlo eran: Estar empadronado aquí durante tres años, demostrar arraigo y tener un contrato de un año a jornada completa.

Al cumplir tres años viviendo aquí estuve buscando ese empleo para poder completar los requisitos de extranjería, pero era prácticamente imposible. Durante este tiempo sí había trabajado, pero puntualmente, sin contrato y con unas condiciones malas… Así que fui a Caritas Manresa para ver si a través de ellos podía encontrar un trabajo y me ayudaron a inscribirme al programa ACOL. En este programa te ayudan a hacer un perfil laboral y subvencionan a la empresa o entidad que te contrate cuando estás en una situación administrativa irregular.

Después de inscribirme tuve tres entrevistas, una de ellas con Eginyeria Sense Fronteres, que es donde trabajo actualmente. Sin embargo, cuando ya tuve mi contrato, tuvimos que hacer muchos trámites para poder solicitar mi tarjeta de residencia. Primero tuvimos que hacer un informe de arraigo donde demostraba que había estado estos años aquí esforzándome y haciendo algo útil, esperar la respuesta para ver si estaba todo bien y presentar la solicitud y el contrato. De nuevo, esperar que la respuesta fuese favorable. Esta respuesta ha tardado bastante tiempo, ¡aunque afortunadamente ya estoy a punto de recoger mi tarjeta!

Quiero decir que estoy contento y agradecido de que ESF apueste por mí. Aquí me siento muy cómodo, todas las personas que trabajan aquí son súper amables. Lo que hago aquí son tareas de organización y administrativas; también participo en campañas locales como l’APE y Aigua és Vida. Lo que he hecho me ha gustado y me gusta mucho la entidad, aunque aún no lo he visto todo, porque estoy comenzando. Gracias a Cáritas y al programa ACOL he podido acceder este empleo, pienso que sin su apoyo habría sido imposible. Aún estaría sin trabajo y sin documentos.

Estoy contento, pero me gustaría que a futuro este proceso no fuera tan difícil y tan contradictorio porque extranjería dice que necesitas un contrato para tener documentación, pero sin esa misma documentación nadie te contrata. Lo que te piden es muy complicado, además es casi imposible conseguir un contrato de jornada completa por un año en la situación actual.